Make your own free website on Tripod.com

Encuentros de Pastoral Afroamericana
 

VI ENCUENTRO DE PASTORAL AFROAMERICANA

Espiritualidad Afroamericana y
Expresiones Religiosas

 

INDICE


3. TEOLOGIA ESPIRITUAL AFROAMERICANA

  1. En primer lugar es conveniente precisar, que en el pueblo africano, no se ha pretendido definir a Dios, sino más bien experimentado, unirse a él, a través de la vida compenetrada de los religiosos que la llena de significado y a través de la celebración que es el prototipo de esta experiencia.
     
  2. En segundo lugar, nos detenemos en aquellos elementos positivos que expresan el "ALMA" y la profundidad espiritual del pueblo Afroamericano.
     
  3. Esta misteriosa energía espiritual, se ha hecho fuerte para resistir los procesos deshumanizantes, y vivir con alegría la fe en Dios manteniendo la fraternidad y solidaridad comunitaria.
     
  4. Al interior de esta espiritualidad encontramos dos ejes que la configuran: La presencia del espíritu y la profunda dimensión maternal de Dios, de la naturaleza, de la comunidad y de la mujer, la cual es fuente y transmisora de cultura y espiritualidad. Razón por la cual, la espiritualidad Afroamericana está profundamente marcada por la dimensión de lo femenino y maternal.
     
  5. Nuestra espiritualidad se caracteriza por ser eminentemente laical, debido a razones históricas, por las cuales quedaron marginados de la Institución Eclesial, situación por la cual se les excluía de la vida religiosa y del sacerdocio. Por lo mismo el pueblo negro, en su mayoría, no se identificó con el modelo espiritual y eclesial que se les presentó. Esto nos explica las peculiaridades de la espiritualidad Afroamericana, que manteniendo la fe en Jesús, continuaron alimentándose de la sabia de las tradiciones africanas.
     
  6. Finalmente constatamos que la espiritualidad mantiene la identidad con la cultura recibida de los mayores, y estas a su vez fortifican la espiritualidad. Es decir, se realiza una simbiosis entre espiritualidad e identidad Afroamericana.
     
  7. Nuestra espiritualidad hunde sus raíces en la Iglesia, porque somos y nos sentimos Iglesia, y en ella quiere vivir nuestra particular identidad eclesial negra.

En consecuencia queremos asumir el gran desafío de la inculturación del Evangelio y de la Iglesia, en la tierra de nuestra cultura y espiritualidad.

3.1 Fundamentada en el Dios de la Biblia

3.1.1 La espiritualidad Afroamericana se nutre de la Palabra de Dios, tanto en sus tradiciones orales, como también en el contacto directo con la Escritura.

Podemos destacar algunos textos más significativos: El Dios Creador (Gen. 1,3), el éxodo y el Dios libertador del pueblo, el credo del pueblo oprimido (DL 26), el Siervo de Yavé, (Is. 42; 49; 50; 52, 13 - 53,17), la alianza con el pueblo disperso y reunido, la pobreza de la tierra nueva donde habita la justicia (Ap. 21; 22- Is. 65, 17)

3.1.2 En el Nuevo Testamento destacamos: la Encarnación (Lc. 1,26-56; Fl. 2,5-11) de Jesús en su pueblo asumiendo también la cultura, el nacimiento (Navidad Lc. 2): Humanismo, la ternura, alegría, sentimiento, fiesta; el bautismo de Jesús (Mt. 3,13-17) comienzo de la misión liberadora, Jesús luz y libertador del pueblo (Lc. 4, 14-22), Jesús camino, verdad y vida (ln. 14,6), las Bienaventuranzas (Mt. 5,1-12; eje de la espiritualidad Afroamericana), el Cristo sufriente y crucificado (Mt. 26; 27), con el que nos identificamos y queremos superar y convertir con él la resignación en Resurrección (Lc. 24) Y fecundidad de vida.

3.1.3 María está presente junto a jesús en toda la Historia de Salvación.Ella provoca y convoca al pueblo Afroamericano en el seguimiento de Jesús (ln. 2,1-12). Es la Madre del pueblo que acompaña y consuela en el sufrimiento y en los conflictos (ln. 19,25-27; Lc. 2, 33-35), preside y es signo de unidad en la espera del Espíritu Santo y de la Nueva Evangelización (Hch. 1,12­14 Y 2,1-13)

3.2 Historia de Salvación desde la perspectiva Afroamericana

3.2.1 La Espiritualidad Afroamericana queda ubicada en el regalo de la Salvación y liberación donada por Dios-Padre, en Jesús dentro de la Historia, por lo cual, la Historia Afroamericana, aún en lo que tiene de injusticia y misterio de iniquidad, Dios en su sabiduría, la convierte en Historia de Salvación.

3.2.2 Nuestra Historia de Salvación es fuente inagotable de espiritualidad y experiencia de Dios, nos revela la presencia de Dios - Padre y liberador, nos permite palpar la fuerza liberadora de la Palabra de Dios, de tal modo que la Biblia es nuestra historia y nuestra espiritualidad.

3.2.3 La Historia de Salvación compromete la fe del pueblo Afroamericano a colaborar con Dios en la construcción del Reino y ser proyecto de liberación (Mt. 4,23-25), en favor de todos los pueblos. Bien sabemos en propia carne, que Dios lo realiza desde los pobres, desde los marginados y oprimidos.

3.2.4 La Historia de Salvación le ha aportado al pueblo negro, la conciencia de ser pueblo elegido por Dios por su infinito Amor, a fin de hacerla una gran familia y encomendarle una misión de libertad, dignidad y amor para la salvación de la humanidad. Concreción de la catolicidad.

3.2.5 La Historia de salvación ha reafirmado nuestra fe, identidad y convictiones cristianas, dándonos más confianza en la gracia de Dios que en las prescripciones y estructuras; que ha llevado al pueblo Afroamericano a vivir una espiritualidad alegre y comunitaria y conciencia de pertenencia a Dios y a la Iglesia.

3.3 Cosmovisión Afroamericana

3.3.1 La religión tradicional africana aporta algunos rasgos fundamentales que tiene que ver con la cosmovisión afroamericana.

3.3.2 La concepción Afroamericana de Dios, es el resultado de un mestizaje entre los elementos de las religiones tradicionales africanas, al contacto con el mundo indígena y la presentación de la fe cristiana.

3.3.3 Se destaca la creencia en Dios como Ser supremo y creador. trascendente y cercano, bondadoso y justo, que se relaciona con los hombres y responde a sus clamores.

3.3.4 La naturaleza es un espacio privilegiado de la manifestación de Dios. Se materializa en los esteros, manglares, bocanas, resacas, mar, ríos, quebradas, cerros, cementerios, templos, a los cuales confiere un particular significado en relación con la acción benéfica de Dios en contra del maleficio de algunos espíritus malos.

3.3.5 El tiempo, en este aspecto, también registramos la influencia africana, el futuro no existe, pertenece a Dios que habita en el más allá. Se vive pendiente del pasado como referencia permanente. Esto hace aparecer al pueblo Afroamericano, dependiente de la tradición. Lo hecho en el pasado debe hacerse en el presente. No hay que romper con el pasado. Esto condiciona la apertura a los cambios en lo cultural, social, religioso y político.

Ante los acontecimientos del presente, afianzados en tradiciones del pasado, es tan fuerte su impacto, que paralizan el ritmo ordinario de la vida para atender a dicho acontecimiento: por ej. acompañara un enfermo o asistir a un velorio, un funeral y una última noche.

3.3.6 Espíritus. En la Cosmovisión de los pueblos Afroamericanos existen espíritus buenos y malos con un influjo aparente en la vida de los hombres, por ej. las ánimas, los antepasados e incluso los santos son considerados como protectores y mediadores ante Dios.

El duende, la tunda,... y otros, que son generalmente nocivos, pero que sirven para dar una enseñanza moral. Estas son figuras mitológicas a través de las cuales se intenta plasmar, acontecimientos que de otro modo no se podrían entender ni expresar.

3.4 Descripción de la Espiritualidad Afroamericana

3.4.1 La espiritualidad Afroamericana es una vivencia, una experiencia que une a Dios. Es la intimidad que se siente en la relación con Dios. Es Vida, alma, energía que todo lo mueve y está presente en toda nuestra vida.

3.4.2 Es el modo de vivir y celebrar la fe en Dios desde la negritud, acogiendo su propuesta de vida y de salvación en el discipulado y seguimiento de Jesús según el camino de Evangelio.

3.4.3 Experiencia de Dios. La espiritualidad Afroamericana se centra en la experiencia y relación con Dios.

Experimentamos la presencia de Dios en todo, por eso siempre le damos gracias y miramos esperanzados el futuro. Dios es un! poderosa fuerza vital, con el cual se vive el presente y el pasado en orden a conquistar el futuro.

Hablar de Dios es como hablar de la vida, con temor y respeto porque en ella nos movemos y existimos como simples administradores.

Se evidencia la preocupación de Dios por el pobre, por el más necesitado, por el pecador. Experimentando de esa manera el amor de Dios, el pobre se siente más cercano y más presente ante Dios.

Dios creador. Dios es un ser supremo lejano y cercano a la vez.

Su acción creadora es dinámica 10 que permite contemplarle a través de sus obras.

Por su misma bondad y misericordia se manifiesta más maternal que paternal.

Una nota característica de esta espiritualidad es la confianza en Dios, que incluso se puede confundir con la resignación.

Aquí la oración es espontánea, no está programada y acontece en cualquier espacio porque en todo está Dios.

En la oración se experimenta a Dios y con él se establece una alianza para vivir la libertad añorada y ansiada por los antepasados.

La espiritualidad afroamericana, por tradición y contexto. es contemplativa.

3.4.4. Experiencia Celebrativa. Esta constituye el prototipo de la experiencia de Dios para el hombre y la mujer afroamericanos.

La celebración, es por 10 mismo, el lugar privilegiado y pleno en donde se realiza a plenitud la experiencia de Dios.

En ella se dan cita el ritmo, la danza, la música, la alegría y es una herencia espiritual que ayuda a despertar el sentimiento de negritud.

  1.  Es el espejo en el cual el hombre afroamericano habla con Dios, siente su presencia total y se abandona a él experimentando su rostro alegre y cercano. Es el Dios que se deja invitar a la fiesta y también se solidariza con el dolor humano.
     
  2.  El cuerpo y el sentimiento son lenguajes que expresan la comunión con Dios.
     
  3.  La celebración construye y expresa la unidad del pueblo.
     
  4.  La espiritualidad Afroamericana se manifiesta a través de símbolos y gestos que permiten la celebración sacramental del misterio de Dios.

3.4.5 La relación con Dios se realiza a través de mediadores y mediaciones: la Virgen, los Santos, los Espíritus, los Antepasados, la Naturaleza.

María, la Virgen sentida como verdadera Madre y Consoladora que convoca a la comunidad, la une, la acompaña, está presente en su camino, le da alegría y esperanza.

3.4.6 La muerte es un momento fuerte y decisivo de la experiencia de Dios, a partir de ella brota la esperanza en la vida, se experimenta la paz de Dios y es un abandono total en sus manos. El acontecimiento muerte despierta la solidaridad comunitaria.

3.4.7 Seguimiento de Jesús.

Jesús es el liberador del pueblo negro, camina a su lado (Le. 4, 14s&) Jesús es su luz por el bautismo.

En la celebración se tiene una viva experiencia comunitaria de Jesús. Se siente vivamente su presencia.. Hermano, amigo y vecino que invita a comprometerse con la liberación del pueblo.

Jesús se humana y se hace presente, encarnado, en el pueblo afroamericano.

Niño, pobre y negro como nosotros en su nacimiento con sentimientos de amor, ternura, solidaridad y acogida (Navidad).

Doliente, crucificado que ama, perdona, salva, muere y resucita. Enseña su amor, un rostro de sufrimiento. Se revela Dios justo.

El pueblo afroamericano se identifica con Jesús y con los sufridos. Acompañando a Jesús camino de la cruz recorre su propio viacrucis: "Jesús que sufre es parte de uno mismo, algo propio. El Señor está conmigo y vive lo que yo vivo".

Jesús enseña a identificarse con el que sufre y luchar por su dignidad. Seguir a Jesús e identificarse con Él es lo mismo.

Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida para ir a Dios y relacionarse con Él. Es el mediador por excelencia.

En Jesús mediador de la vida y de la salvación que Dios nos regala se encuentra el camino de una "Espiritualidad de la Mediación".

 

4. ORIENTACIONES PASTORALES

 

INDICE