Make your own free website on Tripod.com

IX EPA - Encuentro Pastoral Afroamericano - Lima, Perú

TEMA 1

Historia de la mujer negra
desde su llegada a América,
durante el cimarronaje,
la abolición de la esclavitud y
el proceso organizativo actual

 

Después de quinientos años de presencia negra en América es necesario integrarnos, pero sin desintegramos, es decir sin perder nuestra cultura, nuestras tradiciones y creencias.

Para lograr este gran objetivo como comunidad negra, vamos a recoger la idea del premio Nobel de literatura, el nigeriano Wolles Soyinko. El habla de “tigritud”, como la alternativa que tenemos los afro descendientes para hacer frente a la globalización, es decir integrarnos en el momento actual, pero sin perder nuestros valores y cultura.

Veamos el mapa del continente africano y busquemos donde está Nigeria.
¿Sabemos algo de este literato nigeriano?
¿Hemos escuchado hablar de la globalización?
Tratemos de explicarlo con muchos ejemplos.

 

“Los barcos no sólo trajeron hombres”

Cuando llegaron nuestros antepasados al continente americano, no hubo distinción de género, el sacrificio y el sufrimiento fue igual y aún mayor para las mujeres. Es muy posible que dejara a sus hijos e hijas y no los volviera a ver más, y aún más doloroso cientos de madres a las que se arrancaba a sus hijos y no los veían nunca más.

Las mujeres africanas que llegaban a América fueron las que conservaron la cultura, las tradiciones, las creencias de sus pueblos de origen y las trasmitieron a sus descendientes.

El gran sentido religioso que sobrevivió a lo largo del tiempo y de tanto sufrimiento fue posible gracias a las mujeres, ellas lo trasmitieron junto con la leche materna. Pensemos el sentido tan profundo de la imagen pintada del Señor de los Milagros y la extraordinaria presencia y reconocimiento de San Martín de Porres.

 

¿Qué hicieron nuestros antepasados en América?

Si nos preguntamos que hicieron nuestros antepasados en América, tenemos dos respuestas: trabajo doméstico y trabajo de campo. A través del duro trabajo de la casa, las mujeres pudieron trasmitir vivencias de alegría y esperanza que favorecieron el espíritu solidario, base de la sobrevivencia negra durante cuatro siglos.

Con su actitud la mujer facilitó las fugas, el cimarronaje, y la existencia de palenques que ellas ayudaron o sobrevivir.

La historia está llena de ejemplos de mujeres negras que fueron castigadas, azotadas y ejecutadas por ayudar a los negros prófugos. Lo historia de nuestros antepasados es no sólo de negros sino también de negras.

Como ejemplo, tomemos el conocido caso de las esclavas de la hacienda La Punta en Zaña, Perú, que se sublevaron contra la opresión.

A nivel individual es conocido el caso de Juanita Breña, que demostró el siglo pasado que la mujer negra es capaz de desarrollar cualquier actividad, por riesgoso que sea. Ella fue la primera mujer torera en América.

También es conocido el caso de doña Hipólita, la esclava que dio de lactar, crió y educó al Libertador Simón Bolívar con espíritu independentista. En una carta que escribiera del Libertador en 1825 dice: “Te mando una carta de mi madre Hipólita para que le des todo lo que ella requiera”.

Las primeras africanas que llegaron al continente en el siglo XVI fueron las moriscas, descendientes de musulmanes, luego los esclavas negras. Nunca tuvieron acceso al poder económico, político, social ni religioso. Salvo algunos cosos raros de moriscas que lograron fortuna.

La mayoría de esclavas negras adoptaron un criterio de sumisión, esto fue una estrategia de sobrevivencia, pues su “rebeldía silenciosa”, facilitó que pudieran proporcionar alimentos a los rebeldes, a los cimarrones, a los palenqueros y a los esclavos sublevados.

Sin la presencia femenina no hubiera podido consolidarse el Palenque de la República de los Palmares en Brasil, el de San Basilio en Colombia, o el Palenque en Panamá y muchos otros Quilombos de América. La historia debe reconocer la función bélica, cultural y de preservación realizada por las palenqueras americanas, especialmente las de Haití, Santo Domingo, Cuba, Ecuador con Lastre y sus “Macheteros” (varones y mujeres). También es importante reconocer lo función de los “Robonas” que en todo momento acompañaron en las luchas.

Su participación recuerda el papel de las Amazonas en el continente, a María Lionza en la costa atlántica, a las Garifunas en su proceso de sobre vivencia en el Caribe y Centro América.

Las mujeres negras a pesar de las duras condiciones de la vida colonial, supieron infundir en su prole el derecho a la alegría de vivir, por eso estuvieron al frente de las festividades locales, comunales, religiosos y familiares. Como ejemplo concreto tenemos los celebraciones de los nacimientos, bautizos y cumpleaños que los negros celebran con gran algarabía. Muchas veces fueron prohibidos de celebrar porque lo grupos dominantes no las comprendían.

En lo época contemporánea las negras han jugado un papel más artístico, económico y político, desde Angela Davis (norteamericana), Tony Morrison, Delia Zapata (Colombia), la ex congresista venezolana Lahya, y las peruanas Victoria Santa Cruz y María Elena Moyano quien fuero asesinada por los terroristas. En algunos países americanos las afro descendientes han jugado un papel importante al desarrollar estrategias de sobre vivencia para afrontar lo crisis económica, política y lo violencia que vivió el continente en las últimas tres décadas.

Conocemos muchos mujeres anónimas, cuyo memoria debemos rescatar. Pensemos en ejemplos concretos que podemos compartir. Cada comunidad debe recordar los nombres de estas heroínas anónimas y no olvidar su recuerdo y ejemplo.

Ninguna Comunidad podrá desarrollar humanamente si no reconoce el aporte del género femenino en la búsqueda de una sociedad más justa y equitativa, que se sostenga en la libre auto determinación y en la defensa de toda la especie humana.

 

A la luz de la fe

En esta parte vamos a leer, reflexionar y orar sobre algunos textos de la Sagrada Escritura y del Magisterio del Papa y de nuestros obispos:

  1. Leamos el capítulo 3 del Libro del Exodo.- El Señor ve la opresión de su pueblo, escucha sus gritos de dolor cuando sus capataces lo maltratan, conoce sus sufrimientos y actúa para liberarlos.
     
  2. Exodo 1, 8-22, y Éxodo 2, 1-10, Las parteras, estrategias de mujer para la historia de Salvación.
     
  3. Iglesia en América Nº 63
     
  4. Santo Domingo Nº 249

Leamos también del Libro “Los negros y la Iglesia en el Perú” siglos XVI y XVIII, Cap. III, pág. 711.

 

Investiguemos y compartamos

  1. Identifica las etapas de la historia del pueblo afro descendiente de tu país.
     
  2. ¿Qué próceres, liderezas, heroínas negras existen en tu país y que papel social cumplieron?
     
  3. ¿Qué vivencias de mujeres negros han marcado lo vida de tu país?

 

TEMA 2:
Aporte de la mujer negra a la cultura y religiosidad del pueblo negro


INDICE