Make your own free website on Tripod.com

 

HISTORIA DEL PUEBLO AFROCOLOMBIANO - PERSPECTIVA PASTORAL

 

PRESENTACION


 

Los miembros del Centro de Pastoral Afrocolombiana, «CEPAC», cuya sede se encuentra en Buenaventura, desde una perspectiva histórico-pastoral, han trazado en el presente estudio, unas líneas fundamentales, en las que describen lo que ha sido la vida de los afrocolombianos en nuestra Patria, destacando los sufrimientos y luchas por la dignidad y la libertad, en un ambiente muchas veces hostil y discriminante. Igualmente se presentan los grandes líderes que han dado presencia y señorío al pueblo negro, por sus aportes culturales e intelectuales. Cabe destacar toda la riqueza evangelizadora que encarna la cultura afro, para el fortalecimiento de la fe y la búsqueda de la justicia y la igualdad a partir del Evangelio.

Sin detenernos en el pasado porque la historia es dinámica, sí debemos recordarlo, sobretodo para no volverlo a repetir. Así nos lo recuerda el Papa Juan Pablo II en Santo Domingo: «¿Cómo olvidar los enormes sufrimientos infligidos a la población deportada del Continente Africano, despreciando los derechos humanos más elementales? ¿Cómo olvidar las vidas humanas aniquiladas por la esclavitud? Hay que confesar, con toda la verdad y humildad, este pecado del hombre contra el hombre» (S.D., Mensaje a los Afroamericanos N 2).

Lo anterior forma parte de la historia siniestra del hombre contra sus semejantes. Sin embargo, para que la vida de los pueblos y de las culturas continúe su marcha ascendente de superación y crecimiento, es necesario que desde el escenario eclesial se reconozcan y aseguren los espacios necesarios para que se garantice la real visibilización del pueblo afrodescendiente, dentro de los valores del Evangelio que han entrado a enriquecer su alma cultural. En esta línea el Santo Padre afirma, que «los afroamericanos con tenacidad no exenta de sacrificios, contribuyen al bien común, integrándose en el conjunto social, pero manteniendo su identidad, usos y costumbres. Esta fidelidad a su propio ser y patrimonio espiritual, es algo que la Iglesia no sólo respeta, sino que alienta y quiere potenciar» (S.D., Mensaje... N 3).

Finalmente es necesario tener presente que dentro de todo este proceso de valoración y rescate cultural del pueblo Afro, la Persona de Jesucristo y su Evangelio, seguirá siendo el factor que eleva y dignifica a todas las etnias que habitan el mundo. Por esta razón desde nuestra identidad católica, el Papa Juan Pablo II, afirma que «la obra evangelizadora no destruye, sino que se encarna en vuestros valores, los consolida y fortalece; hace crecer las semillas esparcidas por el Verbo de Dios, que antes de hacerse carne para salvarlo todo y recapitularlo todo en Él, estaba en el mundo como luz verdadera que ilumina a todo hombre (G.S. 57). La Iglesia, fiel a la universalidad de su misión, anuncia a Jesucristo, e invita a todos los hombres de todas las razas y condición a aceptar su mensaje» (S.D. Mensaje... N 4)

Como Presidente de la Comisión Episcopal de Misiones, animo a los miembros del CEPAC, para que continúen en comunión con la Iglesia, explorando caminos que descubran la gran riqueza humana, cultural y religiosa del pueblo Afro, propiciando no sólo el rescate y consolidación de la propia identidad, sino el enriquecedor intercambio cultural con los demás pueblos, tendiendo puentes de comunión, unidad y solidaridad, ya que todos somos hijos de un mismo Padre.

 

Fdo. Rigoberto Corredor Bermúdez
Obispo de Buenaventura
Buenaventura, Octubre de 2003

 

INTRODUCCION

ARRIBA