Make your own free website on Tripod.com


XII EPA
ENCUENTRO DE PASTORAL AFROCOLOMBIANA
Cali, mayo 18 al 21 del 2003

Presentación

FOTOS

CANTOS

Presentación
por Delegaciones

Documentos
Relacionados

Enlaces

 

XII Encuentro de Pastoral Afrocolombiana
Cali 18-21 mayo de 2003

 

FE Y POLITICA
Rigoberto Corredor Bermúdez, Obispo de Buenaventura

 

Resumen

La fe es la adhesión a un ser distinto, que tiene un poder. También podemos hablar de la fe de una etnia. Adhesión es entrega del ser, todo mi ser. Todo lo que soy está involucrado con ese Ser Superior, una entrega, un involucramiento en la vida de mi Ser Superior. Aún los hermanos de Africa que tienen politeísmo también lo experimentan, igual que los musulmanes. Es una entrega confiada, total, sabiendo que ese Ser es poderoso. Confiamos en Dios, estamos con Él. Mi ser y el de Dios se unen. ¿Que es un sacrificio? Algo que es de mi pertenencia le pertenece a este Dios. La fe es una dimensión del ser humano que abarca todo el ser. Creemos con la mente, con el alma, con todo nuestro ser.

El creyente verdadero se mete en la temporalidad del Ser Superior. Ella no solamente está contando días, minutos, hora, segundos, siglos... Es, más bien, una eternidad. Mi ser entra con la de Dios, se va volviendo eternidad. Es un permanente estado de mi ser en relación con el Ser Superior: Dios. Respetando a Alá y a las divinidades. El que entra en la fe, entra en Dios. Cuando un curandero entra en los poderes de la divinidad, pierde temporalidad.

Cuando los indígenas arhuacos nos encontraron, los que llegaron eran capuchinos, eran todos una sola comunidad. Llegaron los protestantes y los volvieron protestantes. Se dio la división, unos de los suyos no querían que lo fueran. Hubo una decisión de la Corte Constitucional. Se llegó a la conclusión de que esa fe no se les puede quitar, así por ley les indiquen que tenga que dejarla.

El acto de fe, puede ser testigo de Jehová, mormón, de cualquier grupo, empieza con una identificación. Todo queda marcado por la fe, empapa la fe. En las culturas del Kilimanjaro, se le enseña al niño que todo el monte le pertenece, por donde camine, el ser divino lo acompaña. No estoy hablando de la fe cristiana, de la fe en general.

Cuando me adhiero a mi divinidad comunitariamente hay una serie de normas o comportamientos que podemos llamar como una especie de ética. Para nosotros están los 10 mandamientos. No es sólo me adhiero, sino que hay unas formas de vivir, con los míos, mis amigos, los niños, la vida. Es una explicación de algo más profundo del hombre. Algo más profundo es la moral. Todo pueblo tiene una moral. Cuando llegó Colón, con los aztecas, con los incas, en toda América, había una moral en cada cultura para poder vivir, defenderse de acuerdo con el Creador, el Señor, mi Dios. Ahí entra la vida social. Los individuos existen como personas en un grupo, conforman una unidad que podemos llamar la comunidad. El grupo de creyentes de un ser superior conforman una comunidad musulmana, de testigos, de 20 mil personas y muchas más. Esa comunidad con una fe determinada tiene una forma de actuar y una forma de comportamiento.

Al organizarse una sociedad viene lo que llamamos la acción política. Eso es diseñar qué clase de estado tenemos o queremos tener. También la forma de gobierno, distinguiendo un poquito, la forma de gobernar. Yo soy católico. Tengo una ética y una moral. Todo este grupo tiene una nación, teóricamente. Si van a Camerún, a cualquier lugar de Africa, hay una influencia occidental, junto a una monarquía, unas tradiciones africanas, todo junto se vuelve el fruto de una lucha, que se va volviendo la guerra. Eso no es lo que quiero decir al hablar de Acción Política. Una persona no es ajena a su forma de gobierno. Mi fe no es sólo mi relación con Dios en el espíritu, celestial. Dios hace que esta fe tenga que ver con mi vida.

La sociedad se organiza con leyes decretos y cosas así. Lo que busca en el fondo es el bien para todos. De tal manera que si se organiza en el bien común, que ahora lo llaman lo público, mi fe no me desconecta de buscar el bien común, de hacer que lo público llegue verdaderamente a donde corresponde. Que la plata del estado llegue verdaderamente a lo que se busca con ello. El Señor habla de felicidad, justicia, vida digna, libertad. El señor no llama a otra cosa. El núcleo grande de mi fe tiene que buscar la consecución del bien común. El Papa habla de la libertad, de los dictadores, en Chile, en Paraguay. Mons. Isaías hablaba de la libertad de los secuestrados, no se quedaba pidiendo en la oración. No. "¡Los queremos vivos, libres y en paz!" Una persona que busca la fe en su vida, busca el bien común. Otra cosa es que se meta la politiquería. Si en los consejos comunitarios se tuviera una fe profunda, lograrían mucho más que si lo hacen por intereses externos.

Una persona con fe tiene una responsabilidad. La hermana Ayda Orobio siente profundamente su fe. Hay unos que dicen querer a su pueblo pero están detrás de la plata. Uds. pueden estar en sus consejos comunitario pero tener una fuerza que les ayuda a no mancharse con intereses escondidos.

La fe necesariamente tiene que vertirse en una comunidad. A lo largo de la historia la fe no es individual sino comunitaria. Todo núcleo humano que experimenta la presencia de un ser divino se comporta como un todo. Eso se puede complicar. El pueblo de Israel fue sacado portentosamente de Egipto, pero construyó un ídolo de oro. El hombre tiene su libertad. hay muchos y cada uno toma su decisión, pero también tiene su superior, que les guía y les ayuda a discernir. Si no fuera así no existiría ninguna institución para orientar.

Cuando llegan otras influencias que dividen a la comunidad es otro asunto. Mi fe debe buscar con la acción política, limpia, que no haya individuos que absorban todo y otros en la miseria. Es mi deber buscar la justicia. No se ve, pero no deja de ser un objetivo para el hombre. Siempre se va a buscar.

Intervención: Amós dice "misericordia no sacrificio", en nombre de Yahvéh. El señor actúa en la historia, no es un discurso.

La fe es dinámica, se mueve con la historia. Dios es justicia, es misericordia. En el avance de los pueblos, en el proceso de la fe, ha hecho mártires, ha hecho luchas, pueblos en equidad y una gran cantidad de cosas sobre la tierra. Lo que busca Dios es que luchen por la felicidad, la justicia, el bien común.

¿Los mejores gobernantes son los espirituales? No. "Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios". Mi fe me lleva a preocuparme por las cosas que afectan mi comunidad, la corrupción, las trampas de la guerra. Los científicos católicos de la fe, dicen que hay una autonomía de lo terreno. No que se cancele la ley de Dios, sino que lo terreno no debe ser monoteísta, lo religioso tiene un ámbito, lo terrenal otro. Se debe pasar y empapar, pero no contaminar todo con lo del otro ámbito. Se volvería insoportable. Diríamos "voten por tal" desde el púlpito, o los políticos volverían lo religioso ropa de trabajo. La gente odiaría lo religioso por querer regularlo todo.

Todo ser humano tiene una fe, un ámbito espiritual. Gandhi, Einstein han reconocido eso, desde su lugar. Yo admiro cómo viven la religiosidad los afro, con los muertos. Los viven como cercanos, esa presencia espiritual es una verdad profunda, teológica. La fe seguirá siendo una fuerza en el hombre. En Rusia se buscó acabar con la fe durante muchos años y no pudieron. No podemos luchar contra la dimensión espiritual del hombre. Jefes de estado lo han reconocido. Muchos han inspirado normas y políticas para meterlas dentro de la ley. Ninguna religión debería matricularse con una forma de gobierno. ¿Qué nos pasó acá? Nos metimos con lo conservador y se vivió una gran violencia. Debe inspirar un sistema político, no hacer uno. NO es hacer un partido político católico sino que inspire el bienestar de la comunidad.

Intervención: Hay unos que son fanáticos pero deberíamos fijarnos en los católicos que legislan en contra de la iglesia. Hay gente seria en la cual fijarse.

Apoyar moralmente pero que se organice la gente como tal. Los laicos tiene toda una autonomía. Si uno se parcializa, ahí viene la dificultad. Pero el laico tiene la posibilidad de formar para buscar el bien común.

 

Arriba