Make your own free website on Tripod.com

ASPECTOS POLITICOS Y SOCIALES DE LA LEY 70/1993 EN EL MUNICIPIO DE GUAPI, CAUCA (1993-2001)

 

CAPÍTULO IV
ANÁLISIS DE UN CASO:
CONSEJO COMUNITARIO DE SAN FRANCISCO
(GUAPI)

INICIO

El decreto 1745
Resulta necesario, antes de entrar a detallar el caso del Consejo Comunitario de San Francisco, Guapi, considerar algunos elementos importantes del Decreto 1745 del 1995, porque esta reglamenta los consejos comunitarios y la titulación colectiva de tierra, indispensables para el estudio del este caso.

En 1995, el Presidente de la República sanciona el decreto 1745 que reglamenta el capítulo III de la ley 70 y la autorización de las licencias de explotación de los recursos naturales. Este decreto define que los consejos8 comunitarios de comunidades afrocolombianas, tendrán como autoridad máxima una asamblea general que aprueba el reglamento que define el uso y las asignaciones de las parcelas dentro de la propiedad colectiva a la vez la función de reunir toda la información para la presentación de la solicitud de titulación. En su papel de interlocutor estatal de las comunidades afrocolombianas al nivel más alto, el decreto crea la comisión técnica compuesta por los representantes de los ministerios del medio ambiente y de agricultura, de ministerio de minas y energía y para el caso de las solicitudes relativas a la explotación de recursos mineros.

Generalidades
El Consejo Comunitario del río San Francisco hace parte de los cinco consejos comunitarios reconocidos legalmente en el municipio de Guapi; esta reglamentado en el capítulo III por medio del decreto 1745. Su legalización Está radicado en el INCORA (Instituto Colombiano de la Reforma Agraria) con la resolución 1081, del 29 de Abril de 1998. (Ver Cuadro No. 2). El Consejo Comunitario de San Francisco esta conformado por las comunidades de Obregones, Robles, San Miguel, Pascualero, La Calle, La Travesía, Boluca Zangaral, Santa Ana, Playa del Medio e Isla de Tomas, todos sumando una extensión de 26.232 hectáreas.

Partiendo de la cabecera municipal, la única vía de comunicación es la fluvial, para ello se debe recorrer el río Guapi hasta la boca del río Napi. El medio más utilizado son las canoas de madera con motor fuera de borda y el potrillo con canalete y recatón (palanca con cubierta de hierro en la punta). Una vez que se llegue a este territorio se encuentra que esta conformado por montañas, lomas cubiertas por espesa selva, los suelos son franco arcillosos con poca capa vegetal. Es una región rica en recursos hídricos, tiene una temperatura entre 20 y 25 grados centígrados.

En el Consejo Comunitario de San Francisco existen una diversidad de recursos forestales a la vez el estudio del caso obedece a la distancia y organización social del consejo. Enfatizamos los consejos comunitarios, por constituirse a visión personal, como la parte más sobresaliente y visible en el municipio de Guapi.

[Cuadro 2. Títulos colectivos adjudicados a las comunidades negras municipio de Guapi]

Posee además una fauna considerable: Existe diversidad de especies forestales, sobresalen aquellas utilizadas para la construcción de vivienda, potrillos, canaletes. Entre las más utilizadas tenemos: Jigua, Paliarte, Chapul, Choquito, Peinemono (cielo rasos), Guabo, Roble, entre otros. Estos son valorados por su resistencia y maleabilidad para y sus diferentes usos. También existe una gran variedad de palmas, las cuales se utilizan especialmente para la alimentación y la construcción de viviendas (techos) entre las más utilizadas se encuentran: El naidí (palmito), mil pesos, corozo, chontaduro, palma-mono, chonta, corozo.

En cuanto a la Fauna, cuenta con una gran diversidad de animales silvestres empleados por las comunidades en su dieta alimenticia sobresalen: El hulan (armadillo), tortuga (marinas, terrestres) tatabro conejo (Guagua, Guatin, venado, ardillas, zorras, perico (oso perezoso), oso hormiguero, tigrillo, perdices, loros, mojarras, etc., entre otros.

Aspectos etnohistóricos
Según relatos de los mayores y documentos públicos, la presencia de los afrocolombianos en el río San Francisco datan del siglo XVII, cuando llegaron los esclavistas se establecieron en cascajero, pascualero y la calle, dada la riqueza minera existente en la región.
En la memoria de los viejos habitantes permanece el recuerdo de la tribu que vivió en el cerro donde nace el río San Francisco. La historia cuenta que una indígena fue capturada por los afros FELIPE y VALENTIN CAICEDO, quienes la amarraron, amansaron y procrearon con ella dando origen a un pueblo denominado JOSÉ LUIS, el cual fue abandonado y actualmente no existe. Este mito concuerda con los rasgos Fenotípicos encontrados en ciertas comunidades.

En la memoria cultural se narra la sublevación de los esclavizados de Cascajero, los cuales aprovechando la ausencia del amo, “Julián”, irrumpiendo en ataque de rebeldía, toman los utensilios de cocina y trabajo, arrojándolos al río. Dicen que cuando el “amo” vio tal desorden lo denominó “cascajero” de aquí el nombre de Cascajero para dicha comunidad como testimonios de la época de la esclavización se encuentran hasta la fecha canalones de la explotación minera en las poblaciones de Cascajero, La Calle Y Pascualero.

Según datos suministrados por la comunidad El proceso de poblamiento del Consejo Comunitario de San Francisco fue iniciado por las familias Moreno, Solís, Caicedo, Duiza y después llegaron los Seguras provenientes del río Napi.

Analizando el árbol genealógico de las actuales familias se encuentran los troncos comunes que las originaron. La organización social del consejo están dadas por las relaciones de parentesco, por el factor de consaguinidad existente, generando troncos comunes de afinidad, este permite el equilibro social entre los miembros de la comunidad. La vida del padre y la madre son de vital importancia, ya que estos son prototipos de lo que debe ser la próxima generación. El papel del abuelo es del orientador, Socializador y productor de la memoria cultural de la comunidad. Otra forma de establecer compromisos económicos, sociales y morales son los rituales del bautizo, matrimonio y confirmación se manifiestan por medio del compadrazgo para la época, se evidencia para el Nuevo Reino de Granada una serie de revoluciones de los afros esclavizados. Prueba de la no- aceptación de tal condición por los afrocolombianos.

Las expresiones que se presentan dentro del consejo son muy variadas y ricas en ritmos y coloridos se ponen en evidencia a través de los cantos, bailes, cuentos, leyendas y rituales que hacen alusión a la vida en la comunidad, los bailes son ricas expresiones artísticas que tienen su relación con las actividades diarias de la comunidad son acompañados al son de la marimba, guasa, bombo y conuno amenizados por cantores y cantoras entonando sus arrullos, bambuco, currulaos, bundes y jotas. Cuando se muere alguien lo velan durante la noche, rezando alabaos e himnos de la iglesia, cuando se muere un muchacho se canta chiguaro, se reza el rosario.

En esta región son populares los cantos de boga, los cuales son versos que entonan las mujeres a realizar sus actividades de trabajo en el río, estos cantos son alusivos al amor. También son típicos los versos. Para narrar algún hecho ocurrido a la comunidad se transmite del uno al otro cuando ha cogido popularidad, también es frecuente que en las noches, familiares y vecinos se reúnan en las casas a decir chistes y contar cuentos. Los cuentos más usuales son los de los animales propios de la zona. Por ejemplo: Tío tigre, tío conejo, el sapo, etc.

Existen unos personajes típicos como la tunda, el duende, el diablo, que cumplen una función social y moralizadora que poseen un santo patronal: San Francisco (4 de octubre). En cada una de las veredas hay una practicante de medicina tradicional como: los remedieros, curanderos de espanto, sobaderos y parteras, personas encargadas de aliviar en la comunidad las enfermedades cuando son de su competencia, las curaciones las realizan con plantas y bejucos medicinales haciendo sumos, infusiones, emplastos y conocimientos medicinales con plantas que cultivan en sus jardines y azoteas, otras son extraídas de la selva dependiendo de la afección que se debe curar. El conocimiento de curanderos ha salvado a muchas personas de morir por mordeduras de culebras e insectos, solo en casos extremos son transportados al Hospital de Guapi.

Las parteras o comadronas son las encargadas de atender a las mujeres en el momento del parto, velan siempre por el bienestar de la madre y la criatura hasta que se encuentren fuera de peligro, después del parto le proporcionan a la alumbrada agua de nacedero con canela, anís, clavo, aguardiente y pimienta (Toma seca).

Prácticas tradicionales de producción
Las comunidades practican una economía de subsistencia o sea que consumen lo que producen, pocos son los excedentes para la comercialización, basadas en la combinación de diferentes actividades. Estas son:

La agricultura: Esta actividad forma parte de la vida cotidiana de la familia que vive en el consejo, quienes se dedican al cultivo del maíz, arroz, papa china, plátano, caña de azúcar, yuca, chontaduro, caimito, pepepan, guabo, zapote, entre otros. La actividad la desarrollan a la orilla de los ríos y quebradas, es típico encontrar en los patios de las casas, las azoteas donde las mujeres cultivan cebolla, cilantro o chiyangua y plantas aromáticas para el consumo doméstico.

Pesca: Es una actividad que se realiza en el río, quebradas y lagunas o posetas, utilizando como técnica el anzuelo, arpón, malla, corrales de chonta (catanga), también se realizan encierros barridos cuando el río esta en verano, para este trabajo participan hombres, mujeres y los niños de la comunidad.

Caza: Los cazadores salen en la noche especialmente en luna menguante a cazar en la orilla de los ríos, quebradas llevando consigo la linterna y la escopeta. Estas actividades las denominan la milandada, las presas capturadas las utilizan para su alimentación y venta a los vecinos.

Recolección: Es un trabajo específico (Casi) que realizan las mujeres y los niños, se recolectan camarones (munchilla) pianguas, almejas (playas, manglares), también salen al monte a buscar frutos silvestres como: Pepepan, mil pesos, naidi. Estos productos son destinados para el consumo.

Minería: Es una actividad muy antigua practicada por los ancestros y los miembros del consejo, tradición que aún se conserva de forma artesanal y rudimentaria en lo referente a la técnica y metodología tradicional (mazamorrero y monitoreo). En torno a esta actividad se integran hombres, mujeres y niños quienes practican activamente la extracción y exploración minera de oro y platino.

Los sitios de explotación minera tienen una tradición familiar, a través de la zona de parentesco y de afinidad, cuando existen estrechos lasos de amistad o compadrazgo, también se puede practicar la explotación minera sin ningún problema.

En las comunidades del consejo, la familia se constituye dentro de la comunidad en la unidad económica. Padres e hijos conforman un equipo de trabajo para el desarrollo de todas las actividades, cada miembro de la familia aporta al sustento del grupo, es así como los niños a temprana edad, salen en busca de pescados, camarón y frutas para llevar a la casa, además colaboran con las actividades domésticas que las madres realizan, las mujeres son el soporte del hogar, cumplen actividades domésticas y también colaboran con el hombre en actividades cotidianas para la siembra y explotación minera. Existen formas de organización social como la minga y el cambio de mano, practicados en épocas de la preparación del terreno para la siembra y la cosecha. Este tipo de organización opera para la comunidad como sistema de cooperación y mutualismo que ayudan a fortalecer las relaciones sociales comunitarias.

Tenencia de la tierra
Las tierras que poseen las familias que conforman el consejo comunitario del río San Francisco, fueron heredadas de los mayores. En la actualidad las tierras son heredadas de padres e hijos, cada familia explota varios pedazos de tierra generalmente en ríos y quebradas, tienen una tradición de hecho sobre terrenos. La herencia hace parte de la cultura ancestral, por medio de la cual se le rendía un alto valor a la tierra, tanto como patrimonio, como garante de sobrevivencia y autonomía. Aun hoy los habitantes del consejo comunitario de SAN FRANCISCO responden a esta dinámica tradicional Es necesario enfatizar que la herencia cultural, las condiciones geográficas, son las que determinan la conservación de dichos patrones culturales, dada la ausencia de personas foráneas. El acceso a la tierra se enmarca, por un lado, en relaciones de parentesco y solidaridad de los individuos del consejo comunitario y por otro, el deseo y posibilidad del individuo de trabajar o cultivar la tierra.

Cuando analizamos las formas o modalidades de acceso a la tierra, en el consejo comunitario SAN FRANCISCO, notamos por las mismas condiciones internas de la comunidad, principalmente la referida al acceso al río San Francisco, son las que junto al manejo interno y circulación de la tierra permiten la viabilidad de la LEY 70, en lo referente a la titulación colectiva .Este manejo interno de la tierra genera una confrontación con el derecho positivo y la tradición ancestral.

Dentro del consejo comunitario Son pocos los poseedores de título otorgados por el INCORA (ver cuadro siguiente), dentro del consejo no encontramos terceros ocupantes, todas las tierras están en poder de los nativos que conforman el consejo.

[CUADRO No. 3. Predios adjudicados por el Incora Río San Francisco]

Análisis de la experiencia: Una vez enumerados una serie de aspectos concernientes al consejo comunitario San Francisco. Podemos afirmar que: el proceso de titulación colectiva y los consejos comunitarios se constituyen en espacios de recuperación de prácticas tradicionales que estaban en desuso. Para Restrepo este proceso es atravesado por lo que el llama “una pedagogía de la alteridad” (Pardo 2001: 42) en donde la comunidad no fue solo receptora frente a la información que suministraban sus dirigentes (en el proceso preconstituyente, el AT 55 y la ley 70 y la titulación colectiva) al contrario se presento una alimentación de uno y del otro para el desarrollo del proceso.

Las prácticas tradicionales que se enuncian en la ley 70 (art. 2 numeral 7) pueden llevar a un imaginario romántico, equivoca del buen “salvaje”, puesto que se debe tener en cuenta la convivencia de dos discursos o actividades económicas y contradictorias como son:

  1. Una economía extractiva donde el bosque es la principal fuente de materia prima, ya que esta economía se sustenta por enclaves económicos externos, que demandan los productos del bosque del pacífico, para algunos campesinos afro esta actividad se constituye en la única fuente de sustento.
     
  2. La alternancia de cultivos (técnica indígena), para que la tierra descanse y asegure cosechas futuras. Esta práctica es concebida como tradicional, pero obedece a las lógicas del mismo suelo, el cual si no se tomara en cuenta estas alternaciones se quedaría infértil.

    Las 2 actividades anteriormente descritas, hacen parte integral de la realidad del consejo comunitario San Francisco (Guapi), las PTP (Prácticas Tradicionales de Producción) y otras más.

    En la agricultura la pesca y la silvicultura, podrán resultar autosostenibles a condición que la población que los emplee tenga una densidad poblacional muy baja y conserve los patrones tradicionales de consumo.

Los consejos comunitarios presentan los siguientes aspectos:

  1. La misma conformación de los consejos comunitarios para la titulación colectiva necesitó de un proceso de recordar, redescubrir las tradiciones que el discurso homogeneizante había desplazado. El territorio como valor de identidad se torna importante, se desempolvan marimbas, guasas, se recuerdan y retoman bailes como el currulao el chigualo9, abozao, entre otros.
     
  2. Los consejos comunitarios, en especial los del municipio de Guapi, con los alcaldes, no han tenido una relación necesariamente armoniosa, con la ley 70 y la constitución de territorios colectivos, administrados por Consejos Comunitarios, es fácil comprender que algunos alcaldes pueden interpretar estos procesos como reducción de su poder político sobre estas áreas. Como los partidos políticos tradicionales y su politiquería de clientelismo y favoritismo, están profundamente inscritos en las estructuras políticas y sociales de la costa pacífica caucana (Guapi) que la emergencia de consejos comunitarios como nuevos actores políticos, evidentemente, preocupa a algunos alcaldes y otros políticos locales, que temen perder con el tiempo su influencia política, al respecto se afirma que:

    “En muchas ocasiones hemos acudido al señor Alcalde para que nos firme algún documento o nos colabore en el proceso y su actitud ha sido de negatividad. Parece que los políticos no han querido que la ley 70 se expandiera como se ve ahora, los políticos locales, ellos, como que sienten que la ley 70 a ellos como que les estorba, no los va a seguir dejando manejar a la gente como quieren y ese es el problema con los políticos"10.

    La Alcaldía del municipio de Guapi, parece asumir una lectura de los consejos comunitarios desde la burocracia y la lucha por el poder representativo.
     

  3. La relación con los empresarios, uno de los actores más representativos de la Costa Pacífica Caucana, es el empresario (oro, madera, mariscos); para aquellos el proceso de titulación colectiva y los consejos comunitarios (ley 70, decreto 1745), no es visto con buenos ojos porque perjudica su negocio al respecto afirma:“Antes no existía problema para el corte de madera, ahora hay que hablar con el consejo comunitario y negociar hasta el precio de la madera”11.

    La autoridad legal de los consejos comunitarios sobre sus recursos (protección) se constituye en un coto a la tala indiscriminada de los bosques para surtir mercados exteriores, la relación que se establecía con el empresario en el consejo comunitario cambia ya que esta pasa de ser vertical a horizontal en tanto existe un grado de concertación con aquellos.

    La explotación indiscriminada del Naidi12 también disminuyo por la presión del Consejo Comunitario con respecto a la concesión de licencias para la explotación de recursos naturales que se hacia entre la CRC (Corporación Autónoma Regional del Cauca) y el Ministerio del Medio Ambiente. Parece ser que no siempre se utilizaban métodos muy legales; ahora para la expedición de estos permisos especiales se debe consultar a las comunidades directamente afectadas (existe un representante afro por cada corporación autónoma art. 56 ley 70. Esto ha significado un mayor grado de protección contra el deterioro progresivo de los ecosistemas de la comunidad.

    El Consejo Comunitario de San Francisco (Guapi) asume el territorio, en tanto es aquel que le garantiza la vida a sus habitantes. A este asumir, le sigue una conciencia ecológica (para el caso de San Francisco se están realizando reforestaciones).

    Existen elementos articulados a la lucha entre lo rural y lo urbano que entra a incidir en la percepción del proceso de los consejos comunitarios. Vale la pena resaltar que para el campesino afrocolombiano rural del municipio de Guapi, el proceso de titulación colectiva y conformación de los consejos comunitarios ha constituido una valorización positiva en su quehacer. Con su redefinición, un querer su territorio, sus prácticas culturales propias.
     

  4. El consejo comunitario y la seguridad alimentaría: Una de las principales preocupaciones de los Consejos comunitarios del municipio de Guapi, es lo que se refiere a la seguridad alimentaría, es por esta razón que organizaciones de base como Chyangual, asodergua (Asociación para el desarrollo del río Guajui) y asomanos negros con instituciones como el SENA (Cauca), Plan Pacífico B.M. (Banco Mundial). Están asesorando proyectos para este fin.

    Los proyectos permiten alternativas económicas para la gente y a la vez la apropiación por parte del campesino de su consejo comunitario.
     

  5. El Consejo Comunitario y el manglar: Más de la mitad del pacífico colombiano esta cubierto por manglares los cuales forman un largo corredor desde Panamá hasta el Ecuador. Al respecto se afirma: “Los manglares son bosques inundados que se encuentran en la confluencia de aguas dulces y salobres” (Maya: 1996. 399-400). Los manglares son árboles que en su proceso evolutivo se adaptaron a ese medio particular, en la franja costera predomina el manglar rojo, se conoce localmente como raicero “los manglares son importantes como barreras de protección de la costa frente a la embestida diaria del mar y como trampa de sedimentos que arrastran los ríos, son un lugar de reproducción de larvas de muchos organismos y el hábitat de moluscos, reptiles, aves y mamíferos: para el pacífico se han reportado 380 especies de peces (Ibid:402).

    Lo anterior evidencia la importancia del manglar en el mantenimiento de los ecosistemas del pacífico (Guapi) en el consejo comunitario San Francisco, los suelos de las zonas de manglar no son aptos para la agricultura, actividad que de por si, tiene poco espacio para desarrollarse en el litoral. El único cultivo frecuente es el coco. Frente al manglar se presenta un conflicto con el Ministerio del Medio Ambiente, ya que para el Ministerio y la ley 70, el manglar es de uso “público” que se traduce en que no puede ser entregados de forma privada. La comunidad argumenta: “El manglar (raizal) hace parte de nuestra vida, de nuestro territorio. Él constituye las extremidades inferiores (piernas), sin aquellas no podríamos existir”13. Para la comunidad del consejo el manglar es vital y ellos son los más indicados para cuidar y mantenerlo, basados en prácticas culturales propias.

    Las comunidades afrocolombianas del pacífico, han insistido que las áreas del manglar estén incluidos en sus títulos colectivos; como el gobierno se había negado a incluirlas, ninguno de los consejos comunitarios cuyo territorio incluye una parte de la franja costera había recibido su título colectivo; por el contrario INCORA ofreció otorgar títulos colectivos excluyendo la zona de manglar, mientras se siguiera negociando con las comunidades. Sin embargo esta oferta fue rechazada por los consejos comunitarios existentes que argumentaban que lo querían “todo o nada”. En los últimos meses se ha llegado a un compromiso en algunos casos según, el cual, se incluyan las zonas de manglar en título colectivo, aunque solo en forma de concesión, que el estado puede enajenar en cualquier momento.

    Es claro que la lucha por el manglar no ha terminado aún y la unidad espacial de la cuenca fluvial como estructura organizativa ha sido importante en esta confrontación de acuerdo con la lógica del río y la interconexión e interdependencia de las varias partes de los ríos en el pacífico, las zonas de manglar forman parte fundamental del sistema socio-cultural, económico y reproductivo de las comunidades afrocolombianas, en la costa pacífica caucana y por eso no pueden ser separadas.
     

  6. Existen otra serie de aspectos que conciernen a los consejos comunitarios y su relación con instituciones como INCORA (Instituto Colombiano de la Reforma Agraria). En varias ocasiones se ha quejado la comunidad que el INCORA demora a propósito la titulación del territorio, generando prejuicios a la comunidad interesada.

    La actitud del INCORA en el proceso de titulación colectiva de tierras de comunidades locales, líderes del movimiento afro, acusan a algunos funcionarios del Gobierno de demorar a propósito este proceso, en el caso de tres consejos comunitarios en el municipio de Guapi. (Cauca).Alto Guapi (103.742 hectáreas, resolución 1083 29 de abril de 1998); San Francisco (26.232 hectáreas, resolución 1081 29 de abril de 1998); río Napi (47.007 hectáreas resolución 1082 29 de abril / 98).

    Al respecto se afirma que: “Pasó un año entero entre la decisión del INCORA de otorgar títulos colectivos a los respectivos consejos comunitarios y el publicarlos en un periódico local, requisito este para legalizar la titulación”14.
    Esto sucedió finalmente solo cuando los consejos comunitarios después de repetidas peticiones amenazaron proceder contra el INCORA con una acción judicial.

    La posición que ha tomado el estado en este proceso ha conllevado al decaimiento progresivo del ánimo de la comunidad. Esto se acentúa, si con la negligencia estatal (INCORA), no se les ha entregado formalmente su título de propiedad, variable que supondría una apropiación mayor de su territorio.

    Hay que agregar la evolución progresiva de actores armados, los cuales generan un desplazamiento forzoso de la comunidad. “No es mi intención ahondar en el conflicto armado que vive el pacífico colombiano y toda Colombia en general, pero este constituye un ítem, el cual genera variables, por tal razón no podemos pasar por alto este aspecto. La salida forzada de los habitantes del pacífico hacia las grandes urbes, donde la mayoría entran a engrosar los cinturones de miseria en los barrios populosos de las ciudades, donde son doblemente marginados por ser afros” (Viáfara: 2001: 5).
     

  7. La forma organizativa propia del Consejo Comunitario (Ej.: San Francisco) es una manera de apropiación de territorio (aunque tal organización obedece a una estructura burocrática: Representante legal, secretario, vocales, tesoreros...) forma un coto frente al conflicto que amenaza con arrasar con todo el “Pacífico Colombiano”.
     
  8. Otros avances de la ley 70.
    No es gratuito que la mayoría de los estudios de la ley 70 (Rivas, Pardo, Khittel, Oslender, Villa, Wouters) se centren en la cuestión del territorio, y en el pacífico como complejidad y especificidad de la ley, que lleva a esta valoración, la parte más visible del accionar de la ley 70 en el municipio de Guapi los podemos constatar en los consejos comunitarios con sus respectivos títulos colectivos. Aunque la ley presenta otro desarrollo, en ocasiones con resultados disimiles, el municipio de Guapi (Casco urbano) presenta una tendencia propia de los centros urbanos del pacífico de desplazamiento de unas arquitecturas y tradiciones por otras, exigidas por la modernización. Este aspecto genera una subvaloración de la parte rural (en donde se ubican los consejos comunitarios), provocando choques culturales; por esta razón pareciera que las dinámicas de los líderes del proceso de reivindicación afro del municipio pasaban desapercibidas, que siguen dominando el libreto del estado.

    Esta valoración obedece también a los límites que establece la ley y la forma como esta concebida, ya que la ley presenta un desarrollo poco notorio en su implementación y aplicación en la parte urbana, aunque existe información detallada de la ley y su reglamentación, podemos resaltar los siguientes avances (los más representativo y notorios).

    • El fondo especial de becas para educación superior administrado por ICETEX.
       
    • La cátedra de estudios afrocolombianos, (decreto 1122/98). La socialización de los lineamientos curriculares, de cátedra de estudios afrocolombianos tiene una llegada tardía. Por tal razón su desarrollo es incipiente aunque ha generado movimiento alrededor de su misma implementación.

 
CONTENIDO


 

CAPITULO V
CONCLUSIONES Y RETOS

Conclusiones
Un análisis de la información recolectada nos permite llegar a algunas conclusiones, las cuales enunciaremos de una manera somera.

1. Las poblaciones afros del pacífico, entre ellas las del Consejo Comunitario San Francisco (Guapi) obtuvieron su libertad en la época esclavista a través de la compra. Es lo que se denomina automanumisión, por esta razón, las narraciones de la población del Consejo estudiado, muestran que sus habitantes, en sus diferentes relatos, se reconocen como libres y nunca como esclavizados.

Además el artículo 55 y la ley 70 tienen una descripción de lo que es la comunidad afrocolombiana del pacífico, esta visión crea un marco referencial para todo el pacífico, aunque estas manejan un molde indígena, este periodo constituye para el pacífico una adaptación a los precedentes de la ley, que pretende hacer una lectura de lo que son las comunidades afrocolombianas del pacífico suscrita a la conservación del medio ambiente frágil del Pacífico diverso.

Desde luego que la ley se constituye como una herramienta de negociación frente al estado, es la posibilidad de organización legal (1745) de la comunidad, para defender su territorio y su cultura, contra las ideas de “desarrollo” para el pacífico. la ley no contradice la tendencia ecologista del desarrollo sostenible y establece este libreto para sus habitantes, que se convierten en guarda bosques posición que es aprovechada para gestionar proyectos a nivel nacional e internacional, para la conservación del medio ambiente y el “desarrollo sustentable de sus habitantes (seguridad alimentaría).

2. Las nuevas formas de organización propiciada por la ley 70 (1745),(Consejos Comunitarios), entran de una u otra forma a confrontar el poder local, en este caso la Alcaldía, en tanto disputa de espacios de poder. Este incidente recalcado muchas veces por los miembros del consejo comunitario (San Francisco) pone en manifiesto, la resistencia y a la vez la confrontación del poder “tradicional con las nuevas formas organizativas (no dejando de lado la lucha entre lo rural y lo urbano).

3. El proceso de conformación de los consejos comunitarios en la municipio de Guapi y al parecer en el pacífico colombiano, se facilito por la división espacial propia de los nativos, donde es el río su punto de referencia y pertenecía, es decir la lógica del río la cual esta cargada de referentes culturales y a la vez políticos.

4. Los consejos comunitarios (Guapi) presentan conflictos con algunas instituciones donde sobresalen el INCORA (Instituto de la Reforma Agraria); para la comunidad es una de las instituciones que más retarda la titulación colectiva por la tramitomanía y por la inercia institucional.
En más de una ocasión esta “Lentitud” ha generado decepción por parte de los Consejos Comunitarios, aunque el INCORA se defiende argumentando que ellos solo se limitan a cumplir el decreto reglamentario 1745.

El otro conflicto manifiesto es el que se presenta con el Ministerio del Medio Ambiente y lo que concierne a la titulación del manglar dentro de los Consejos Comunitarios. Para la ley 70 los manglares (Raizales) son bienes de “uso público”. Por esta razón no pueden entrar dentro del título colectivo correspondiente.

Los Consejos Comunitario no aceptan estas justificaciones porque el manglar hace parte integral de su territorio y cultura. En los últimos años (2000) el Ministerio ha cedido incluir el manglar por concesión, el cual puede ser expropiado.

5. El momento de fulgor vivido por el movimiento social afrocolombiano, esta en su época y de redefinición. La actividad de la mayoría de las organizaciones de base para el caso del pacífico y en especial Guapi (Cauca) centró su accionar en la conformación de los Consejos Comunitarios y su respectiva titulación, descuidando la parte de interacción institucional en el ámbito nacional y departamental (la consultiva del Cauca hace más de tres años no se reúne). Esta situación ha debilitado la actividad del movimiento, más ahora que la titulación colectiva esta en su última etapa.

Retos
El movimiento social afrocolombiano debe trascender los límites establecidos por el estado (Oferta burocrática, Leyes, Decretos), en esta medida su accionar no solo debe fijarse en unas directrices impuestas y un libreto ya establecido. Sin lugar a dudas la ley 70 constituye una herramienta de negociación frente al estado, pero no debe convertirse en el único canal de interacción.

El movimiento social afrocolombiano, es atravesado por las dinámicas estatales, las cuales entorpecen la concepción del movimiento para confrontar el Statu Quo. La diferencia ideológica debe trascender políticamente para unificarnos como hermanos en una “nación” que se desangra por su constante negación de su realidad. Por esta razón es prioritario erigir la bandera del Kulonda15 como única forma de trascender. La responsabilidad de los líderes e intelectuales afrocolombianos es la de redefinir su accionar y plantear una nueva etapa a seguir para el pueblo afrocolombiano, ni las leyes, ni la burocracia pueden frenar el sentido libertario que ha acompañado al afrocolombiano en todas sus gestas.

Colombia atraviesa un periodo de transición, y aquel puede resultar doloroso para todos, es una oportunidad para sobrepasar las barreras y la “negación del otro”; es por ello que la población afrocolombiana debe asumir el desafío de la creación de un nuevo marco de relaciones con el estado y la sociedad colombiana que permita de manera efectiva el reconocimiento cultural como grupo étnico.

El gran desafío de las comunidades afrocolombianas esta en la implementación y desarrollo de la cátedra de estudios afrocolombianos como exaltación de los aportes culturales e históricos de la población afrocolombiana a la construcción de la nación colombiana para lograr la constitución de un movimiento político, capaz de negociar con el estado.

 
CONTENIDO


 

BIBLIOGRAFÍA

 
CONTENIDO


 

NOTAS

*  Ver articulo 7 de Constitución Nacional de Colombia 1991.

1  Es la institucionalidad de la rebeldía del afro, verdadera cédula de rebeldía, células de subversiónbersión al sistema esclavista y zonas de resistencias. En Brasil recibieron el nombre de Kilombos y cumbes en Venezuela.

2  Eran unidades de trabajo grupal utilizado en la extracción de oro y la agricultura.

3  Estas son uno de los elementos base para la definición de la población afro, como grupo étnico y a la vez es pilar para la titulación colectiva (Consejo Comunitario), ver más detalles ,Capitulo 3.

4  De ésta se desprende más tarde el PCN (Proceso de Comunidades Negras).

5  Plan Integral por el desarrollo de la Costa Pacífica, este fue reemplazado por el plan pacífico.

6  Es tomada como una pista acuática, para la navegación por el pacífico, para su construcción se bordean los esteros y se tragan acortando distancias de un Municipio a otro.

7  Profesor del Departamento de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad del Cauca. PH en Sociología y Ciencias Políticas.

8  El consejo comunitario es el punto de partida en el proceso de titulación colectiva.

9  Baile fúnebre de la Costa Pacífica para niños menores de 1 año (Angelitos) consiste en bailar con el cadáver al ritmo de un bunde. N. Autor.

10  Entrevista con un dirigente del Consejo Comunitario de San Francisco (Guapi).

11  Entrevista con un empresario maderero en el Consejo Comunitario San Francisco (Guapi).

12  Es una palmacea, cuyo fruto son una pequeñas semillas de color negro, utilizada en la alimentación. Su corteza interna es utilizada a nivel industrial en enlatados, se le conoce como palmito.

13  Entrevista a un líder local.

14  Información suministrada por un líder del consejo como notario de San Francisco.

15  Para las culturas africanas existe una estrecha relación con los ancestros (protectores). El Kulonda es el ancestro protector dador de vida inteligente, palabra y creatividad.

 

ANEXOS

 
CONTENIDO