Make your own free website on Tripod.com

Números publicados > Enero - Febrero 2007

 
 
Una experiencia festiva de inculturación entre los afrodescendientes con el protagonismo de los jóvenes
 
Hna. María Flores y
Francisco Javier González, sdb
  

Con gran alegría el 4 de noviembre comenzaron a llegar a Río Chico, Estado Miranda, las delegaciones de diferentes países. El tan ansiado X ENCUENTRO DE PASTORAL AFROAMERICANA había comenzado después de una muy entusiasta preparación de la Vicaría de Barlovento y la coordinación del equipo de Pastoral Afrovenezolana. La motivación y la participación de todas las parroquias de la zona y algunos laicos de la Diócesis de La Guaira, que formaron parte de las comisiones responsables de la organización, fue fundamental para el éxito de este gran acontecimiento para la Pastoral Afro del continente.

Este encuentro se realiza cada tres años desde hace 25 años en diferentes países, lo organiza el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM); es un camino que se apoya en los documentos de Puebla: “La Iglesia, Pueblo de Dios, cuando anuncia el Evangelio y los pueblos acogen la fe, se encarna en ellos y asume sus culturas…”, el tema se profundizó en la Conferencia de Santo Domingo.

La asistencia fue de 210 personas, la mayoría jóvenes, negros, negras, agentes de la Pastoral Afroamericana de 9 países de América Latina; el tema: los jóvenes afrodescendientes, que, desde el legado de sus ancestros, son protagonistas en la construcción de una sociedad incluyente desde su propia realidad religiosa y sociocultural, una sociedad que reconozca y valore la multietnicidad y los aportes de la cultura negra.

Fue un gran acontecimiento para la Pastoral Afro de América, y un “Kairós” para la Iglesia en Venezuela que desde hace 6 años ha comenzado el proceso de hacer realidad la evangelización inculturada con rostro negro venezolano. Como lo ha reconocido el Concilio Plenario, en el documento “Proclamación Profética”: “…entre los afrodescendientes, se constata que hay poca inculturación y escasa evangelización. Lo que proviene de raíces africanas se ha dejado de lado… “...Se hace necesario formar agentes de pastoral en las comunidades, entre ellas las afro-venezolanas, de manera que se propicie y apoye experiencias concretas de inculturación”

El encuentro comenzó con la bienvenida de Mons. Gustavo Naranjo, Obispo de Guarenas y la apertura oficial por Mons. Pierre Antoine Paulo, Obispo responsable de la Pastoral Afroamericana del CELAM, y una hermosa celebración eucarística con mucho elementos afrovenezolanos, la presidió el nuncio apostólico, Mons. Giacinto Berloco. El programa se desarrolló a través de trabajos grupales, plenarios, se presentó la realidad de las comunidades y las experiencias pastorales entre los jóvenes negros de los países participantes. Una experiencia significativa fue el tema del Discipulado de los Jóvenes, desarrollado a través de la Lectio Divina dirigida por el P. Francisco Javier González, salesiano.

En el mensaje final, los participantes del X EPA, en consonancia con la Iglesia Latinoamericana que se prepara para la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, los jóvenes cristianos afrodescendientes declararon que:

  • Creemos en Jesucristo, luz y liberador de nuestro pueblo afroamericano y caribeño. El primer Ancestro que nos ha reunido en comunidad.
     
  • Creemos en nuestra identidad religiosa y cultural y en nuestros valores humanos y espirituales.
     
  • Creemos en nuestras potencialidades y capacidad de liderazgo para construir una sociedad incluyente desde el seguimiento de Jesucristo… abrazando los desafíos del discipulado, asumiendo el profetismo – anuncio del Reino para nuestros pueblos y denuncia frente a las ambigüedades de la globalización- y decimos NO al racismo, exclusión, xenofobia y violencia dirigidas sobre todo a los jóvenes negros en algunos países.
     
  • Y nos comprometemos con la recuperación de los principios y valores históricos que han identificado a los pueblos afrodescendientes. Construyendo desde aquí una sociedad donde quepamos todos.
Al final del encuentro, con la Eucaristía de clausura, se agradeció al Señor todos los dones concedidos en estos días y le pedimos que la fuerza de su Espíritu siga animando a las Iglesias particulares de las zonas negras del continente en su opción por los jóvenes y la pastoral con rostro negro y que nuestra Madre, La Virgen morena, proteja y bendiga el trabajo por la evangelización inculturada de América Latina y el Caribe.
 
Regresar al X EPA